5 min de lectura

Afrontando el éxito

Featured Image

Mientras más tengo la oportunidad de reunirme con gerentes de programas de voluntarios de una amplia gama de entornos y antecedentes, más aprecio como nuestra profesión sigue creciendo y evolucionando.

El voluntariado está cambiando y, como resultado, también lo están las prácticas de gestión de voluntarios. Hoy en día, nuestros trabajos frecuentemente están dictados por mayores niveles de papeleo, la necesidad de cumplir con los requisitos legislativos y una mayor cantidad de responsabilidad y presentación de informes, que de coordinar y a apoyar los esfuerzos directos de los voluntarios. En resumen, parece que hoy tenemos muchas más bolas en el aire que nunca.

Sumado a esto con otros problemas comunes que se experimentan en nuestro sector, como la falta de soporte del alto nivel gerencial, pocos recursos y la increíble cantidad de gerentes que realizan múltiples trabajos, es evidente que el cuadro que se está pintando ¡no siempre es color de rosa!

Con todos estos factores en juego, surge la inevitable situación en la que los gerentes de programas de voluntarios tienen que hacer más con menos, y con esto surgen mayores niveles de estrés y ansiedad. ¿Es esta quizás una de las razones por las que tenemos una rotación tan alta de personal en este campo?

Lamentablemente, para muchos de nosotros, nuestros trabajos se convierten en nada más que un círculo vicioso de 'trabajo ajetreado', que permite poco tiempo para el espacio personal o, al menos, la oportunidad de planificar una forma de escapar del ciclo en el que se encuentran.

Entonces, ¿cuáles son algunas de las formas en que los administradores de programas de voluntarios pueden superar este ciclo de estrés y encontrar formas de tener éxito bajo la presión que ejerce el voluntariado moderno?

Permítanme sugerir algunos.

Cuida de ti mismo primero

Somos de poca utilidad para los demás si no somos capaces de pensar con claridad bajo presión o de hacer frente a la carga de trabajo que pueden traer nuestros puestos. Estar en forma y saludable es un elemento importante para garantizar que nos sintamos en control de nuestra situación. Un régimen de ejercicio regular, una buena dieta y asegurarse de dormir lo suficiente cada noche son pasos sencillos para mantener la tranquilidad.

Tener una vida fuera del trabajo

Cuando uno se enfrenta a una carga de trabajo cada vez más ocupada, la tentación natural es trabajar más y más duro para borrar la lista de 'tareas pendientes', por lo que tener intereses fuera del trabajo es fundamental para garantizar que su vida laboral no se convierta en su vida entera. El tiempo de vacaciones en familia, practicar deporte, dedicarse a un pasatiempo o realizar un trabajo voluntario uno mismo en otra agencia son excelentes formas de garantizar el equilibrio en tu vida.

Practica lo que predicas

Es asombroso ver cómo solo algunos gerentes utilizan voluntarios para el apoyo directo de su puesto. Confiar a los miembros del equipo de voluntarios con roles como entrevistar, orientar, apoyar y capacitar a nuevos voluntarios es una excelente manera de encontrar esas pocas horas adicionales cada semana para recargar las baterías y pensar estratégicamente.

Estrategias para la gestión del tiempo

Se ha escrito una gran cantidad de información sobre los diferentes aspectos de la gestión del tiempo. Los gerentes de voluntarios prudentes se tomarán el tiempo para investigar algunos de estos tips e implementar al menos algunas estrategias simples.

Entendiendo el poder de uno

Un elemento crítico para recuperar el control es comprender el poder de un solo minuto y cómo el efecto acumulado de ahorrar minutos, a través de la reordenación de las tareas laborales, puede aliviar el camino. Por ejemplo, si podemos reorganizar nuestras tareas laborales para ahorrar solo un minuto por hora, podemos liberar una cantidad acumulada de cuatro días laborales al año en los que podemos estar haciendo otras cosas.  

Encuentra un mentor

Tómate el tiempo para buscar y encontrar un mentor. Es poco probable que alguien llame a tu puerta ofreciéndolo, por lo que depende de tí identificar a alguien que creas que sería apropiado, alguien en cuya opinión confíes y alguien que te diga las cosas como son. ¡Todo lo que tienes que hacer es preguntar!

Network

Reunirse con otros gerentes de programas de voluntarios, ya sea en tu propia ciudad o en todo el mundo a través de Internet, es una gran estrategia para mantener la cordura. No solo te resultará terapéutico hablar con otras personas en el mismo campo, sino que también te sentirás alentado al saber que no eres la única persona que experimenta ciertas frustraciones.

Di ¡no!

Es una palabra pequeña, pero probablemente la más importante que necesitarás para aprender a hablar. Por naturaleza, muchos gerentes de voluntarios quieren ayudar en todo lo que puedan. En sí misma, esta es una gran cualidad, pero si el resultado es un mayor estrés para ti y tu equipo, entonces debes tomar el control. Después de todo, si todo lo que tus supervisores o clientes escuchan es "sí", ¿qué indicios tienen de que estás bajo estrés?

¡Se proactivo!

Independientemente de los métodos que pongas en práctica, es importante comprender que éstos son fundamentales para el bienestar tanto de tu programa como de tu propio estado mental. Si no haces nada, nada cambiará, por lo que es importante poner a prueba al menos una pequeña estrategia en caso de que te encuentres atrapado en una situación en la que todo se sienta fuera de control.

 ¿Por qué es importante este tema?

En primer lugar, ¡no está mejorando! Como regla general, el aumento de la utilización y el enfoque en el voluntariado en los últimos años no ha tenido un aumento correspondiente en la cantidad de personal o recursos asignados al departamento de voluntarios. El pesimista que hay en mí dice que las cosas tampoco mejorarán en el corto plazo, por lo que es fundamental que nosotros mismos comencemos a desarrollar estrategias para trabajar de manera diferente.

La segunda razón por la que creo que este tema es digno de ser considerado un tema candente es porque muchos gerentes de programas de voluntariado parecen haber llegado a un punto en el que ahora aceptan estos horarios de trabajo increíblemente ocupados y poco realistas como la norma.

En resumen

Si bien esperamos que estas ideas puedan ser útiles para muchos de ustedes, de ninguna manera son definitivas. Entonces te invitamos a expresarte más abajo y compartir tus propios éxitos y estrategias con otros lectores.

  • ¿Estás de acuerdo con que los gerentes están trabajando bajo más presión que nunca?
  • ¿Qué mecanismos para sobrellevar la carga de trabajo has probado que te han funcionado?
  • ¿Qué has probado que no funcionó?
  • Cueéntanos tu historia