5 min de lectura

BULA… ¡el arte de conectar!

Featured Image

¡Bula! 

Originalmente escribí este blog mientras estaba de vacaciones en el paraíso tropical que es Fiji. Si nunca has estado aquí, necesitas encontrar la manera de venir y experimentar la increíble comida, el clima y la hospitalidad de Fiji. 

Es sobre esto último en lo que quiero centrarme aquí, ya que uno de los elementos más entrañables de la cultura de Fiji es su amable aceptación de todos y su genuina alegría de darte la bienvenida a sus Islas. 

"Bula" se usa universalmente para saludar o dar la bienvenida a Fiji y todos los que conozcas te saludarán con esta expresión cordial. No es un saludo falso y forzado para los turistas que los lugareños sienten que deben cumplir. ¡Es un verdadero "hola" y te hace sentir bien! 

Viniendo de una cultura más occidental, una cosa que realmente me di cuenta durante mis vacaciones fue el hecho de que realmente hemos perdido el arte de la comunicación y, lo que es más importante, poder conectarnos con los que nos rodean. Incluso mientras deambulaba por algunos de los centros turísticos de Fiji, otros occidentales con los que me encontré pasaban con la mirada hacia abajo y con suerte escuchabas un murmullo de hola. 

El ejemplo más significativo de esto que he presenciado ocurrió mientras asistía a la conferencia mundial de voluntariado en Singapur el año pasado. Cuando un amigo y yo salimos de un tren subterráneo abarrotado en la hora pico, y nos abrimos paso entre la multitud en su camino al trabajo, de repente me di cuenta de algo extraño. Nadie hablaba entre sí. ¡Nadie! Por el contrario, todos los demás viajeros estaban conectados a dispositivos electrónicos silenciosos, encerrados en mundos que estaban a millas de distancia de la persona que caminaba junto a ellos. ¡Realmente fue un momento surrealista! 

Entonces, ¿cómo se relaciona todo esto con la gestión de voluntarios? 

Bueno, yo creo que muchos programas de voluntariado han perdido (o se arriesgan a perder) el arte de la comunicación efectiva y la conexión con sus voluntarios, ya que trabajamos en entornos que continúan demandando cada vez más gestión administrativa dentro del lugar de trabajo. 

Históricamente, el papel del liderazgo voluntario surgió como uno que requería un enfoque en el lado personal del trabajo con voluntarios. Recuerdo claramente que asumí mi primer programa de voluntariado a finales de los 80 y el traspaso que recibí en mi primer día del Coordinador saliente. 

Consistía en instrucciones muy personales sobre cómo aprovechar al máximo a todos y cada uno de los voluntarios. Instrucciones como "Ese es Ken y esperará que te sientes y te tomes un café con él cuando llegue un martes por la mañana" o "Mary realmente ama su artesanía y a menudo traerá muestras para presumirlas contigo". En resumen, se trataba de las PERSONAS y el liderazgo voluntario era en ese momento una "profesión de personas". 

A medida que pasaba el tiempo, términos nuevos y maravillosos como 'responsabilidad', 'litigio' y 'gestión de riesgos' se abrieron camino en el vocabulario de gestión de voluntarios y las organizaciones dejaron de emplear gerentes de voluntarios con fuertes habilidades interpersonales y comenzaron a buscar líderes voluntarios con un conjunto de habilidades más sólidas basadas en la administración, el desarrollo de políticas y la gestión de recursos humanos. 

No estoy sugiriendo ni por un minuto que haya habido algo malo en esta evolución, en su mayor parte fue necesaria e importante para el desarrollo efectivo del voluntariado y la protección de los voluntarios. Sin embargo, he hablado durante muchos años sobre el riesgo inherente que esta evolución ha representado para que el campo se centre menos en las personas y más en el papel. 

A menudo me acuerdo de una obra de arte que creó mi hermanastro (y artista) David Archer*, que ilustra esta preocupación a la perfección. Dave crea "autómatas": obras de arte que se mueven al enrollar las manijas y los botones. Esta pieza en particular presenta una gran caja de aspecto industrial que tiene una cinta transportadora en el medio. A la izquierda de la caja, la cinta transportadora ingresa a la caja y en la cinta hay pequeñas figuras de artistas, chefs, atletas y otras personas talentosas. Cuando la cinta transportadora emerge de la caja industrial a la derecha, se llena con una fila de robots, todos exactamente iguales. 

Para Dave, esta es una declaración sobre la industrialización, pero para mí es una gran visualización de lo que a veces podemos hacer con nuestros equipos de voluntarios. Estamos tan atrapados en "procesarlos" que olvidamos que nos llegan con una amplia gama de destrezas naturales, talentos, conocimientos y habilidades. 

Entonces, un recordatorio: como líderes de voluntarios, estamos trabajando siempre en una profesión de personas PRIMERO y tenemos la responsabilidad de continuar encontrando formas de conectarnos con las personas a diario. 

Existen muchas estrategias para lograrlo, pero todas giran principalmente en torno a que nos hagamos tiempo entre las tareas administrativas, a dejar nuestros escritorios y conectarnos con nuestros voluntarios. Una técnica de la que se ha hablado mucho para lograr esto es lo que se denomina simplemente "administrar caminando". En pocas palabras, haz tiempo cada día (en tu agenda) para pasar y saludar a tu equipo, escuchar cualquier inquietud y tomar notas sobre las cosas que requieren tu atención. 

Te sorprenderá de la diferencia que hace esto, de lo fácil que es y de lo mucho más visible que les parecerás a tus voluntarios. 

La otra cosa que a menudo nos olvidamos de hacer, en el transcurso de un día de trabajo ocupado, es dar las gracias a nuestros voluntarios. 

En la película Hitchcock, Will Smith interpreta a un superhéroe desaliñado con poderes asombrosos para hacer el bien, pero se ha quedado tan atrapado en simplemente "hacer el trabajo" que ha olvidado el verdadero propósito de usar sus poderes de superhéroe. 

A lo largo de la película, se le vuelve a entrenar para ser más aceptable socialmente y, entre otras cosas, se le recuerda una y otra vez que debe decir "buen trabajo" a la policía y a otras personas que a menudo están en la escena de un crimen antes de que él llegue. 

Entonces, como líderes de voluntarios, no olvidemos nunca decir "Bula" a nuestros voluntarios. Dejar nuestro escritorio, caminar entre nuestros equipos y asegurarnos de que todos y cada uno de los voluntarios se sientan realmente valiosos como miembros del equipo. 

¡Ahora, si me disculpan, me voy a tomar otro cóctel! 

¡Vinaka! Y comparte tus pensamientos más abajo.