4 min de lectura

Gestión del voluntariado en un mundo pospandémico

Featured Image

Como todos sabemos, la dinámica y los parámetros de lo que consideramos normal han cambiado drásticamente con COVID-19. Después de más de un año luchando contra esta pandemia, está claro que las cosas no volverán del todo a como eran antes, incluso después de que la situación mejore. A nivel mundial, las industrias del turismo y la hostelería quizás han sido las más afectadas durante la pandemia de coronavirus; sin embargo, no son las únicas. El sector sin fines de lucro también se ha visto muy afectado. La participación de los voluntarios ha cambiado a lo largo de la pandemia y, nos guste o no, seguirá cambiando en un mundo posterior a la pandemia. Sin embargo, si buscamos los aspectos positivos de estos cambios, es posible que encontremos formas en que nuestros programas de voluntariado se fortalezcan y sean más efectivos debido a la pandemia.  

A medida que el mundo se reabre lentamente, tendremos que aceptar que algunas cosas han cambiado debido a la pandemia y que pueden quedarse así para siempre. Las organizaciones a nivel mundial han estado aprendiendo a afrontar la nueva realidad. Para mantenerse físicamente distanciados, han utilizado estrategias como por ejemplo: trabajar desde casa, reducir las horas de trabajo y ser flexibles con los horarios de trabajo. Esto dice mucho sobre cómo los seres humanos pueden adaptarse al cambio. El voluntariado también ha tomado una forma diferente. Según una encuesta de Volunteer Match, en marzo de 2020, los representantes de organizaciones sin fines de lucro vieron fuertes cancelaciones de voluntarios que asisten en persona (68%). Puede que no sea de mucho consuelo, pero piensa que al menos no estabas solo. Sin embargo, para mayo de 2020, el porcentaje de cancelaciones se redujo ligeramente (53%). Esto sugiere que las personas han comenzado a sentirse más cómodas y están volviendo a ayudar a sus comunidades. Si bien las órdenes de quedarse en casa y otras restricciones, todas en diversos grados y etapas de una comunidad a otra y en todo el mundo, todavía obstaculizan el voluntariado, las organizaciones de participación voluntaria están haciendo modificaciones en sus operaciones para crear entornos de voluntariado más seguros y están usando la tecnología a su favor. No es de sorprenderse que los voluntarios estén ahora desempeñando un papel en la gigantesca tarea de vacunar a la población.  

A medida que comenzamos a ver la pandemia en nuestro espejo retrovisor, vale la pena considerar los beneficios continuos de las tecnologías que adoptamos por necesidad, para ver cómo podrían continuar ayudando a tu organización a lograr su misión. Por absoluta necesidad, Zoom y tecnologías similares se han convertido en herramientas comunes en las comunicaciones, pero incluso una vez que podamos reunirnos físicamente, todavía habrá circunstancias en las que una llamada grupal de Zoom será una mejor alternativa. El eLearning ha reemplazado muchas sesiones de orientación y capacitación en persona debido a la pandemia, pero ahora que el contenido de eLearning está en su lugar, ayudará a superar otros obstáculos de capacitación, como las dificultades de programación y tener un número insuficiente de voluntarios para justificar la realización de una sesión de capacitación.  

Si consideramos la cantidad de trabajos que han transicionado a trabajar desde casa con éxito durante esta pandemia, no es de extrañar que el voluntariado también se traslade a este espacio más seguro. Según la misma encuesta de Volunteer Match, la popularidad de las oportunidades de voluntariado virtual aumentó de menos de un tercio a casi la mitad en unos pocos meses. Este cambio es inspirador ya que habla de la flexibilidad de los voluntarios y de las organizaciones de participación de voluntarios, y abre las puertas para que los líderes de voluntarios busquen formas nuevas e innovadoras en las que los voluntarios pueden contribuir. Comprender que nuestro papel y el de nuestros voluntarios ha cambiado es un paso importante en el proceso. Trabajar para adaptar las oportunidades de voluntariado existentes y/o crear nuevas oportunidades virtuales que contribuyan a nuestra misión es crucial.  

Las oportunidades con el voluntariado virtual son variadas. Con la ayuda de tecnología como computadoras, tablets y smartphones, ahora podemos involucrar a voluntarios para ayudar con una gran variedad de tareas como: desarrollar una estrategia de redes sociales o una estrategia de diversidad e inclusión, redacción de contenido para publicaciones y blogs, fotografía, diseño gráfico, desarrollo de manuales de políticas, creación de planes de negocio o de marketing, análisis financiero, traducción, edición o corrección de documentos, mentoría o tutoría. Piensa en las posibilidades que abre para tu programa. ¿Hay algún proyecto con el que hayas estado esperando lidiar en el pasado y ahora podría ser el momento de sacarlo a la luz? ¿Contribuiría un blog o publicaciones regulares en las redes sociales a tu misión? Piensa en realizar una presentación virtual, un seminario web o un recorrido virtual. Las atracciones (y los miembros de Better Impact) como el zoológico de Cincinnati (Estados Unidos) y el Acuario de Vancouver (Canadá) tienen recorridos online y cámaras web en vivo. Esfuerzos como estos permiten que las organizaciones continúen entreteniendo y educando mientras no sea seguro visitarlos físicamente. Pero piensa en los beneficios de mantener estas actividades, así como están, una vez que podamos volver a estar a menos de dos metros de distancia. Se podría llegar a una audiencia que se encuentra a distancia, ayudar a los que se encuentran necesitados y, en general, abrir las puertas a un público mucho más amplio. No se puede reemplazar estar ahí en persona, pero se puede incitar a las personas a visitar cuando puedan y revivir la experiencia después. 

También hay algunas otras nuevas consideraciones para la selección y capacitación de voluntarios online. Nuevamente, aquí podemos tener la oportunidad de mejorar nuestras operaciones a largo plazo en función de lo que nos vimos obligados a hacer durante la pandemia. Muchos Gerentes de Voluntarios han realizado entrevistas iniciales por teléfono porque le ahorra al voluntario el viaje a la oficina en una etapa tan preliminar. Con tantos de nosotros acostumbrados a usar Zoom, algunas de esas llamadas telefónicas pueden pasar permanentemente a videollamadas donde las presentaciones visuales pueden aumentar la información recibida en ambas direcciones. La inducción y la formación han tenido que trasladarse online en forma de eLearning y webinars. En algunos casos, esto ha demostrado ser un mejor método de entrega que la reunión tradicional de voluntarios en la misma sala al mismo tiempo. Por ejemplo, Puffying Bill Billy Railway (Australia) y Tyne & Wear Archives & Museums (Reino Unido) comenzaron a usar eLearning para educar a los antiguos y nuevos voluntarios sobre el voluntariado seguro bajo las restricciones de COVID-19 y están buscando formas de incorporar el proceso en el futuro. 

Esta nueva normalidad probablemente tendrá efectos permanentes en la forma en que trabajamos, hacemos ejercicio, viajamos, socializamos y nos involucramos en nuestras comunidades. También nos muestra que, a pesar de las circunstancias, el voluntariado seguirá prosperando a medida que las personas encuentren nuevas formas de conectarse y compartir su tiempo, habilidades y conocimientos. 

Por favor comparte tus experiencias. ¿Qué cambios has puesto en marcha, debido a la pandemia, que permanecerán después de ella?